Tras varios días muy pendientes del tiempo que nos iba a hacer, por fin llegó la boda de Carol y Álvaro, y nada menos que en Biescas (Pirineo Aragonés). Y cómo lo pasamos!!!

Al final tuvimos mucha suerte con el tiempo, ya que tan sólo chispeó un poco al terminar la ceremonia (mientras íbamos hacia el Hotel Tierra de Biescas) y justo al final del cocktail de bienvenida en el hotel, mientras entrábamos a la comida. Eso si, gracias a la lluvia hubo un cielo precioso durante todo el día!

Después de una preboda diferente y muy divertida (la puedes ver AQUI) estaba con muchísimas ganas de que llegase su boda, pues la verdad es que Carol y Álvaro son de esas personas que se te meten dentro casi sin darte cuenta. Sabía que iba a ser un día mágico y especial, pero lo que no sabía es que me lo iba a pasar tan tan bien, jejeje. GRACIAS chicos!

Comenzamos el día “desayunando” con Álvaro y su familia, retratando esos momentos de saludos, bienvenidas y ciertos nervios y risas. Y si he de ser sincero, me encanta retratar esas cosas. Los preparativos no han de ser “obligatoriamente” el acto formal de vestirse, ponerse los gemelos, etc. Para mi (ya sabéis que soy un poco “raro”) los preparativos son ratos que compartir con los novios y las novias, sus familias y amigos, tal y como cada uno sea y sienta. Tan simple y tan bello como eso.

Aunque algunas veces la novia haya sufrido algún “retraso” en la peluquería y llegue a casa con prisa y nervios, casi sin tiempo para nada, más que vestirse rapido y a la iglesia!!! jajajajaja, fue genial el rato que pasé con Carol y sus “chicas” en la casa. Puro nervio y emociones a flor de piel. Bellísimo!

Y pocas veces tengo la ocasión de tener un entorno tan bello para una ceremonia, y es que en esta ocasión, se trataba de una bellísima ermita en mitad de el monte (la Ermita de Santa Elena), con un acceso no muy fácil para nadie (Carol llegó en un 4×4!!!), pero con un entorno y unas vistas mágicas. Momentos de emoción, lágrimas contenidas (y no contenidas, jeje), abrazos y alguna foto de familia, nos dieron paso a la celebración de la boda.

Un cocktail muy agradable, una forma de indicar el sitting a los invitados muy muy original y un montón de risas y buen rollo y directos a comer!! Y de ahí… a la fiesta!!!!

No puedo decir mucho más (creo que ya he dicho demasiado), prefiero que veáis algunas de las fotografías que más me gustan de uno de los días más bonitos de todo el año. GRACIAS a todos por hacerlo posible. GRACIAS.

PD: para los asistentes a la boda… ya está disponible la zona de clientes!!