Hoy quiero hablaros de una “nueva” tendencia que estamos viviendo en nuestro país, en el sector de la fotografía profesional de bodas.

Como fotógrafo de bodas, siempre estoy al día (o lo intento) de las nuevas tendencias y en este caso (como siempre) proveniente de USA, nos llega ésta: los ASOCIADOS. Estos son fotógrafos profesionales con talento y proyección, que se asocian a un profesional o marca ya establecida en el mercado, para de este modo, poder seguir creciendo personal y profesionalmente, pero sin correr todos los riesgos que supone establecerse uno por su propia cuenta.

Y digo que es “nueva” porque si bien es cierto que siempre ha existido la figura del fotógrafo colaborador de otros fotógrafos (el que sólo trabaja los fines de semana que le “dan” boda), en este caso la relación va mucho más allá. O al menos, eso es lo que debiera ser…

En este caso hay un gran compromiso entre el propietario de la marca (estudio o artista) y el fotógrafo asociado. Por una parte el fotógrafo asociado suele comprometerse a una “exclusividad laboral” con la persona con la que se asocia y éste a su vez da muchos servicios, entre los que destacaría la labor comercial y el mentoring (o tutelaje).

La marca, proporciona cobertura publicitaria y respaldo profesional a sus asociados. Es decir, al asociarse a una marca, el fotógrafo asociado consigue una publicidad, una presencia y una seriedad laboral que probablemente por su parte no tuviera. Además, lo usual es que la marca se encargue de las labores comerciales, hasta el punto de iniciar la relación con el cliente final (por ejemplo, novios). También tiene la responsabilidad, no sólo de controlar al asociado y su calidad, si no de ayudarlo en su crecimiento profesional, formándole, apoyándole y motivándole a superarse día a día.

Como contraprestación, el fotógrafo asociado, cede una parte de su facturación a la marca, por la labores ya mencionadas.

Como podemos ver, continuamos con el intento de profesionalizar el sector de la fotografía profesional de bodas en España, y la verdad es que este me parece un camino más que interesante, ya que ni todos los buenos fotógrafos desean ser empresarios (eso es realmente lo que significa ser autónomo), ni por ese mismo motivo, los estudios o marcas deben aprovecharse de estos profesionales y pagarles una miseria por su arte.

Si bien es una práctica bastante usual en USA y tiene un gran éxito para las dos partes involucradas, el primer caso público que he visto (ojo, que no digo que sea el primero, sólo el primero que he visto) es el de mis grandes amigos Manu Jiménez y Silvia Calvo, el cual acaba de presentar al que va a ser su primer asociado: Hilario Sánchez. Os deseo todo lo mejor a los dos en vuestra nueva andadura.

Hilario Sánchez se asocia a Manu Jimenez y Silvia Calvo

Puedes comentar aquí con tu perfil de Facebook o en el propio post

comentarios