Y por fin llegó la boda del fotógrafo y la videógrafa (dícese de la persona que graba vídeo).

Y a pesar de no estar del lado habitual de la cámara, creo que no lo pasaron del todo mal. No se si porque todo comenzó con una agradable comida familiar en el bar de los padres de Silvia, o porque a lo que nos quisimos dar cuenta ya se estaban vistiendo o porque hicimos el reportaje de ellos (ese momento para las fotos de los novios) antes de la boda (esto es algo bastante habitual en algunos países), pero sea como fuere, creo que todos pudimos disfrutar de los mejores Silvia y Manu.

GRACIAS a vosotros chicos, los demás pudimos ver y sentir a través vuestra lo que os queréis, lo que os divertís y sobre todo lo que os gusta estar con los que os quieren.

Como siempre, para mi fue un privilegio poder compartir ese rato con vosotros y con vuestros familiares y amigos (por cierto, GRACIAS por la mesa tan genial donde me colocasteis) y como pequeña muestra…

Puedes comentar aquí con tu perfil de Facebook o en el propio post

comentarios